Angela Merkel rechaza una prosperidad basada en el crédito