La amnistía fiscal griega, oxígeno para el Gobierno de España