El calor acaba con el negocio de las terrazas