El gobierno estudia que las hipotecas no puedan superar los 30 años de vigencia