El gobierno acusa a más de medio millón de parados de defraudar al sistema