Iberia pretende que dos de cada tres salidas sean prejubilaciones