Iberia grita, de nuevo, en la T4 de Barajas