Deportistas y artistas, objetivos habituales de los inspectores de Hacienda