La banca aportará hasta 2.000 millones para satisfacer preferentes