La confianza del consumidor registra uno de sus peores datos desde 2004