El Banco Nacional de Suiza incurre en sus mayores pérdidas en un siglo de historia