El BCE cumple el guión y mantiene los tipos en el 0%