Los demócratas consiguen el apoyo de algunos conservadores para la reforma sanitaria