Tres jerezanos ponen a bailar flamenco a un robot en una tienda en Japón