Este extraño fenómeno sorprende a los tinerfeños