Este estudio demuestra que las ovejas pueden diferenciar caras humanas