La abuela guerrera: la emprende a bastonazos con una serpiente, pero el entusiasmo le juega una mala pasada