Unos oyen Yanny, otros Laurel y Trump escucha 'covfefe'