El fotógrafo Tunick, desnuda el Mar Muerto