Serafín Marín recorre a hombros las calles de Barcelona