Un templo griego en Buenos Aires hecho con 25.000 libros