Una soprano española hace historia en La Scala