El ruido de los petardos pone en marcha el día de la Crida