La ceremonia de los Óscar, entre el glamour y la reivindicación