El museo del orinal de Ciudad Rodrigo, el quinto más curioso del mundo