Las obras de arte llegan a Sijena entre aplausos y lágrimas de alegría