Madrid siente ‘orgullo’