Plastilina, dibujos y hasta un rap para definir al Rey