El protocolo no importa en la edición más reivindicativa de Cannes