El bailarín que mandó el ataque contra el director del Bolshoi dice que no pidió que le echaran ácido