Si quieres ser como Torrente: ¡Puedes!