Investigadores rusos exhuman los restos del zar Nicolás II y su esposa