París, capital de la lencería