Obama lo tiene claro: si se tatúan sus hijas se tatúan todos