Dos 'pájaros' contraatacan