Jessie J, rapada por una buena causa