Varios países aúnan sus esfuerzos para salvar a la Iglesia de la Natividad en Belén