Los Guardianes de la Galaxia se superan en humor e irreverencia