'Sexy baby', la generación XXX