Estrambóticos sombreros desfilan por las carreras de Ascot