David Bowie consigue de forma póstuma una constelación a su nombre