Permiten la reproducción de un códice indescifrable de 600 años