Uno de los principales bailarines del Bolshoi ordenó el ataque con ácido a su director