Las curvas triunfan en Nueva York