Adele, cómplice de una pedida de mano en su concierto en Melbourne