Peter Pan, el último en sumarse a la fiebre de las precuelas