Si se frenase la investigación en cáncer, una persona moriría cada 2 segundos