El aceite de coco, definido como "veneno puro" para las arterias coronarias, según una profesora de Harvard