El último ciberataque deja en evidencia las vulnerabilidades del sistema