Un cenizo con mucha suerte